Conocido comúnmente como “ojo zarco“, la heterocromía es poco común en los équidos, siendo una anomalía genética que se manifiesta en el iris del caballo, que puede presentarse de varias formas según el tipo.

Parcial: El caballo presenta un ojo oscuro (normal) y el otro bicolor (oscuro y azul).

heterocromia-parcial

Total: El caballo presenta un ojo de cada color, uno totalmente oscuro y el otro totalmente claro.

poniente-de-torre-pre-heterocromia-total

La heterocromía se da en muchos animales, en especial en ciertas razas de perros y gatos pero también pueden darse casos en humanos. En caballos normalmente se mezclan el color marrón natural con el celeste, aunque pueden darse casos aislados de amarillo, blanco o verde. Esta anomalía puede ser congénita (acompaña al caballo desde el nacimiento) o adquirida, siendo producida por algún tipo de enfermedad, cambios de pigmentación o traumatismo. Es común en algunas razas de caballos americanas como el Paint o el Apaloosa, aunque realmente puedan darse casos en cualquier raza sin restarle pureza a la misma, ya que mientras se demuestren los orígenes del caballo, el ejemplar podrá considerarse pura raza.